Patrocinadores




INNOVADOR PROYECTO DE COLORANTES Y ANTIOXIDANTES NATURALES DE INIA LA PLATINA IMPULSA MODELO ASOCIATIVO EN CHILE

INNOVADOR PROYECTO DE COLORANTES Y ANTIOXIDANTES NATURALES DE INIA LA PLATINA IMPULSA MODELO ASOCIATIVO EN CHILE


Representantes de la cadena agroalimentaria nacional, relacionados a los colorantes y antioxidantes naturales, viajaron a Francia para conocer modelos exitosos. Tras su regreso, la asociatividad destaca como el elemento a potenciar para impulsar esta industria y disminuir las brechas del sector.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

La utilización de colorantes y antioxidantes naturales producidos a partir de materias primas de la zona centro sur de Chile, crece de manera paulatina y se vislumbran como una alternativa de alto valor para la industria de alimentos. Así lo explicó la coordinadora nacional del Programa de Alimentos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), María Teresa Pino, quien coordinó una gira técnica para los productores que trabajan asociados a su proyecto Polo de Desarrollo Estratégico, con el objetivo de conocer experiencias exitosas en Europa.

La iniciativa, apoyada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), permitió a representantes de empresas, asociaciones gremiales y cooperativas agrícolas de las regiones de Valparaíso, La Araucanía y Metropolitana viajar a Francia para interiorizarse sobre tecnologías y modelos de encadenamiento.

“Tras visitar Vegepolys Valley, un exitoso clúster francés para la producción de hortalizas saludables y su industria, que reúne a 500 miembros, y Diana Food, empresa dedicada a la producción de concentrados para color y jugos, obtuvimos interesantes lecciones para seguir potenciando esta industria en el país, la cual tiene un gran futuro. En particular, además de conocer sobre tecnologías que ayudan la selección varietal y modelos de encadenamiento y comercialización, aprendimos el rol de cada actor en la cadena productiva”, detalló la investigadora de INIA La Platina y coordinadora de la gira.

Además, agregó la Dra. Pino, “los resultados de esta gira los hemos compartido en dos regiones del país, con un marco de público muy amplio, lo que refleja, por una parte, el interés de los productores de nuestro sector por agregar valor a nuestras materias primas y, por otro lado, nuestro esfuerzo para potenciar esta industria a partir de productos agrícolas”.

En ese sentido, la coordinadora nacional del Programa de Alimentos de INIA se refirió a la necesidad de potenciar una red de trabajo conformada por distintos actores del agro y la industria, para favorecer el encadenamiento productivo y sentar las bases para el desarrollo estratégico de la industria de ingredientes en Chile. “En general, se tiene poca experiencia en modelos de encadenamiento para la producción de materias primas específicas que vinculen al productor con las entidades técnicas, la industria y los comercializadores afines. De ahí que busquemos redes de colaboración”.

Experiencias

La representante de la Asociación Gremial Hortícola de la región de La Araucanía, Pilar Díaz, destacó el modelo asociativo que conoció durante las visitas técnicas contempladas en el programa de la gira a Francia, el cual sólo podría replicarse en Chile si se ajusta a la realidad nacional, ya que “se deben trabajar las confianzas”, dijo.

Al respecto, Pilar explicó que en Francia supieron abordar el tema de la asociatividad. “Ellos han abordado este tema como una política de Estado, de hacer que los productores se asocien, porque es la única manera que ellos tengan voz. Además, por medio de esta asociatividad se han ido solucionando algunas brechas que tenían, es decir, las mismas organizaciones les prestan asesoría técnica y comercialización, porque allá los productores sólo se dedican a producir y la comercialización la realizan las organizaciones a la que pertenecen, ya sea en cooperativas u otro tipo de organización”.

De igual modo, la representante de la Asociación Gremial Hortícola de la región de La Araucanía agregó que los productores franceses de hortalizas llevan una ventaja bastante grande en comparación a los chilenos, debido a la tecnología que utilizan (invernaderos con cubiertas de vidrio). Otra diferencia es que, dentro de sus Polos, tienen sus propios investigadores y están asociados a las universidades e instituciones similares al INIA, por lo tanto, todo lo que se investiga siempre es de relevancia para el productor y llega de manera directa a ellos.

En tanto, el representante de la empresa Delight Berries, Carlos Inostroza, señaló que gracias a la gira pudieron ver no sólo la parte productiva sino también conocer el modelo asociativo que los agricultores tienen con los centros de investigación y el encadenamiento con el Estado que facilita la articulación. En ese sentido, destacó el trabajo en torno a la asociatividad que impulsa el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, y -aunque reconoció que funciona en algunos rubros- destacó que costará mucho entrar en esa dinámica porque “los chilenos somos desconfiados”.

Además, agregó que en Francia “la investigación nace de las necesidades del mercado hacia atrás y luego llega a los productores para que lo desarrollen y lo apliquen en conjunto con el centro de investigación, ésto apoyado también por el Estado, para llegar al consumidor final. Es decir, no sólo es innovación, sino es transferencia tecnológica, desarrollo de nuevos productos, con una mirada comercial, la cual es muy distinta a la mirada que tienen los productores en Chile”.

Mientras que la representante de la Agrícola Las Palmas de Leyda, Paula Haeussler, coincidió en varios de los puntos expuestos por otros integrantes de la gira. En particular, ella valoró el grado de organización que poseen los franceses y como el modelo asociativo que desarrollan, sí funciona. Otro de los aspectos abordados por Paula fue el apoyo que tienen las empresas agrícolas en Francia, destacando con ello una articulación público-privada con buenos resultados. De igual modo, señaló que gracias a la visita se percató que el mercado orgánico pueden abrir oportunidades muy interesantes.

Por María Jesús Espinoza, mariajesus.espinoza@inia.cl