Patrocinadores



LOS DESAFÍOS DEL CIA-CENEREMA 2.0 DE LA FAC. DE CIENCIAS VETERINARIAS DE LA UACh

LOS DESAFÍOS DEL CIA-CENEREMA 2.0 DE LA FAC. DE CIENCIAS VETERINARIAS DE LA UACh

Hablar del CIA-CENEREMA de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Austral de Chile es adentrarse en la historia y reconocer a un actor protagónico en el desarrollo de la ganadería nacional, el cual a lo largo de sus 60 años de funcionamiento tiene entre sus hitos principales haber sido pionero en la inseminación artificial y uso de semen congelado, biotecnologías que definitivamente marcaron un antes y un después en el manejo reproductivo y productivo de rebaños destinados a la producción de leche y carne.

Sin embargo, la masificación de estas biotecnologías, su depuración hasta la perfección y el surgimiento de nuevas herramientas despertaron el interés de diferentes empresas, con un fuerte énfasis comercial que también hicieron un significativo aporte al desarrollo de la ganadería. Lo anterior sumado a políticas institucionales de la época, terminó por desviar a manos de privados el gran rol jugado durante décadas por el CIA-CENEREMA.

Es por eso que la nueva mirada del CIA-CENEREMA ha sido trabajada desde nivel central con apoyo de las vicerrectorías Académica y de Gestión Económica y Administrativa, tras el mandato de Rectoría y el Directorio. Así lo explica el Decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias, Dr. Rubén Pulido, al señalar que desde la macrounidad se ha dispuesto lo necesario para reposicionar el rol del destacado centro.

“Estamos trabajando en un proyecto de reestructuración en el cual, la investigación, la docencia y la vinculación con el medio son los objetivos fundamentales dentro del quehacer del CIA-CENEREMA. Sé que el nuevo Director Ejecutivo y sus colaboradores están llevando a cabo una gran tarea, buscando alianzas que permitan dar cumplimiento a los objetivos que se han planteado, con el propósito de poner al servicio de la comunidad nuestros activos más valiosos: nuestros académicos, funcionarios y la generación de conocimientos”, dijo la autoridad universitaria.

Diagnóstico

Para el Dr. Luis Carter, Director Ejecutivo del CIA-CENEREMA que asumió el cargo en septiembre de 2017, la vinculación con el medio es uno de los objetivos principales de esta reestructuración. “Esta vinculación pasa por escuchar a los productores y criadores, cómo podemos satisfacer sus necesidades y cómo dar respuestas a esos requerimientos”, señala.

Y agrega que durante estos meses el salir a terreno “nos ha permitido interactuar con grandes, medianos y pequeños productores; identificando, primero, el descontento por la inexistencia de una política de Estado que aborde de manera integral el desarrollo ganadero nacional. En términos generales, hoy día la masa ganadera nacional ha disminuido a cifras nunca antes vistas, lo que nos ha llevado a analizar las posibles causas de esta disminución.

En este mismo sentido, Carlos Gatica, Médico Veterinario que se desempeña como coordinador de proyectos del CIA-CENEREMA, destaca el trabajo en conjunto que vienen realizando con la COLUN, donde a través de un programa específico “apuntamos a lograr una mayor eficiencia en el uso de las vacas lecheras, poniendo especial énfasis en la selección genética a nivel de rebaño para incrementar sólidos que son hoy día el principal componente de las pautas de pago, es decir, crecer en números de hembras; pero centrado en aquellos animales más eficientes desde el punto de vista genético, de alimentación y producción de sólidos lácteos”, comenta.

El coordinador agrega que pese a las cifras de disminución de la masa ganadera nacional, COLUN ha experimentado un alza en el tamaño promedio de los rebaños, en la recepción de leche y un incremento en la calidad composicional de la leche. “Esto se traduce en vacas más eficientes en términos de cantidad y calidad de leche entregada a planta”, comenta.

Inseminación Artificial y Reproducción

Una de las áreas fuertes del Centro, y motivo de su creación, recuerda la Médico Veterinario Cynthia Gallardo, es la Unidad Reproducción y Banco de Germoplasma, dedicada a las colectas de semen. “Hoy la unidad trabaja con dosis de semen de dos tipos: dosis guardadas de todos los toros que han pasado por el CIA desde los años 70 y que representan una valiosa reserva genética gracias a la técnica de criopreservación, y otra que es el banco comercial, es decir, dosis de semen para venta a criaderos y productores”, señala.

Consultada sobre el proceso de reestructuración, la profesional destacó la importancia del laboratorio de andrología, especialmente la parte académica que se desarrolla en él. “Si bien no se han dejado de hacer prácticos, la vinculación podría ser mucho mayor y el aporte del nuevo Director como académico de la Facultad es muy positivo. Lo importante, es que podemos ver el interés por parte de la Universidad y de la Facultad, para que el Centro retome su rol histórico en el corto plazo. El CIA-CENEREMA tiene un gran potencial, así que ojalá podamos enfrentar y superar el desafío que se nos ha presentado”, dijo.

Un desafío importante es implementar el laboratorio con el equipamiento de punta necesario para producir semen sexado, lo que por el momento está fuera del alcance.

“Estamos trabajando en lograr un alianza público-privada que nos permita financiar el uso de esta biotecnología (i.e. patente comercial). O en su defecto, desarrollar una técnica alternativa que permita la producción de semen sexado. Para esto tenemos, además, el respaldo de la Facultad de Ciencias Veterinarias y staff de académicos e investigadores, quienes desde hace ya varios años vienen desarrollando estudios no sólo en semen sexado, sino también en transferencia embrionaria, biotecnología que permite acelerar el mejoramiento genético a través de las hembras genéticamente superiores”, señala Carter.

Servicios y academia

Como hasta la fecha, la labor del CIA-CENEREMA ha sido predominantemente de servicios, uno de sus pilares es el Laboratorio de Marcadores Moleculares, unidad a cargo del también Médico Veterinario, Manuel Ortiz, quien señaló que el área bajo su responsabilidad se ha mantenido estable en términos de funcionamiento, aunque la capacidad instalada permite aumentar considerablemente la cantidad de servicios ofrecidos.

El profesional explicó que en el CIA-CENEREMA se encuentra uno de los dos laboratorios del país donde se realizan análisis de paternidad de caballos, recibiendo al año más de tres mil muestras provenientes de cinco registros genealógicos. También, realizan análisis forenses moleculares en el delito de abigeato, actividad de vinculación con el medio de gran relevancia, y el análisis de sólidos lácteos a través de marcadores de interés productivo para la industria lechera.

A lo anterior, se suman otros desafíos asociados a la Ley sobre Tenencia Responsable de Mascotas, donde se ha desplegado un amplio abanico de posibilidades que en el futuro el Centro podría asumir. Al respecto, el Director Ejecutivo del centro cuenta que el Médico Veterinario Daniel Boroschek ha iniciado ya las conversaciones para para hacer un banco de semen canino. “Esto ha ido cobrando cada vez más fuerza, debido a que los canes no sólo son considerados mascotas, sino también animales de producción o de trabajo productivo”, complementa Carlos Gatica.

Para Carlos Carmona, productor y presidente y director de la Asociación de Criadores Bovinos de Chile A.G., un desafío importante es contar con genética probada y avalada en nuestras condiciones climáticas.

“Hoy se está utilizando en Chile genética que ha dado excelentes resultados en sus países de origen, pero tales pruebas han sido realizadas a miles de kilómetros de nuestro país. Lo importante es que a través del CIA-CENEREMA probemos nuestra propia genética bajo nuestras propias condiciones; pero para ello el apoyo estatal es elemental. En todos los países que han logrado un desarrollo de su ganadería se ha hecho con pruebas de ganado que el Estado financia pero en nuestro país ha existido una total desvinculación del quehacer ganadero con el Estado. Es una estrategia país porque estamos produciendo alimento y si no producimos nuestro propio alimento somos susceptibles a vernos afectados ante cualquier cambio que se produzca en el mundo”, plantea.

Por Guillermo Rojas Fioratti
Periodista
grojas@campoytecnologia.cl





Campo&Tecnología © 2018